Ejercicios de creatividad literaria


Al parecer, cada vez más, un cuento debe atraparnos desde el principio. De lo contrario difícilmente alguien termine de leerlo. La gratificación inmediata es una característica de nuestro tiempo.

El comienzo debe ser ágil. Tiene que atraer al lector. Hemingway tenía una receta sencilla pero efectiva: “Escribe frases breves. Comienza siempre por una oración corta.”
Pero, como todo en literatura esta no es una verdad absoluta. En realidad el estilo del autor marca la obra desde el primer párrafo. Al principio, seguramente te sentará mejor comenzar en armonía con tus autores predilectos.
Toma una media docena de tus cuentos favoritos y observa como están construidos los comienzos. ¿Se trata de enunciados largos o cortos? ¿Comienzan con una afirmación o con una pregunta? ¿Quién habla primero: un narrador externo, tal vez un personaje?
El comienzo es la primera oportunidad para conquistar al lector, en palabras de Nancy Kress :
“Dedica especial atención al primer párrafo El que pega primero, pega dos veces.”
Asimismo, el comienzo del cuento suele ser el punto de partida para la creación.
El escritor argentino Jorge Luis Borges comentaba con respecto a la construcción de sus cuentos:
“En el caso de un cuento, yo conozco el principio, el punto de partida, conozco el fin, conozco la meta. Pero luego tengo que descubrir qué sucede entre el principio y el fin.”
Supongamos que nuestro protagonista es un carpintero de unos treinta años que al volver a su casa tras una larga jornada de trabajo recibe una llamada.
Al final del cuento el protagonista se encuentra sosteniendo una pistola frente a una mujer algo mayor que él, dispuesto a disparar.
¿Puedes imaginar qué ha pasado? Intenta develar el misterio mientras escribes.
En homenaje a Pippo Cippolatti propongo en siguiente desafío:
Principio, medio y final dados. Escribir un texto que incluya las frases siguientes. (La primera será la inicial, la tercera será la última y la segunda estará colocada aproximadamente en el medio):
  • “Era sábado a la noche, tenía plata y hacía calor” 
  • "Me preguntó: “¿Usted, quién es?” 
  • "Me dijo: “Nos volveremos a ver” "

Comentarios

  1. > Era sábado a la noche, tenía plata y hacía calor. Sin percatarme, hasta que la tuve encima, se acercó hasta mí una mujer enlutada. Con voz suave y profunda, me preguntó: "¿Usted quién es?". "Un joven con ganas de vivir", contesté. Sentí como sus ardientes ojos me miraban tras aquel velo negro. "No es usted a quien busco ahora, pero en 33 años y un día -me dijo- nos volveremos a ver" <
    Salu2. Más sobre microficción en http://minigrafias.blogspot.com/p/ficcion-teka.html

    ResponderEliminar
  2. Excelente aportación,gracias por ella.Saludos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

ANTOLOGÍA DE TEXTOS DE POESÍA VANGUARDISTA

Selección de Consignas propuestas por Felipe Montes

CUENCA DESDE LA POESÍA DEL 27