lunes, 2 de julio de 2012

CUENCA DESDE LA POESÍA DEL 27

Decía García Lorca que "La hija directa de la imaginación es la metáfora". Pero también dijo que "la imaginación está limitada por la realidad: no se puede imaginar lo que no existe."Tanto Diego como Lorca conocieron Cuenca; el primero, al que le unió una buena amistad con Federico Muelas, viajó hasta en cinco ocasiones, y del segundo tenemos constancia de un viaje de tres días en el año 1932, aunque se presupone que pudo venir alguna otra vez. La relación poética de Diego con Cuenca no se limita a los dos romances citados, sino que dedicó algunos poemas más a
diversos lugares, parajes o motivos: "Pinares", "Hoz del Cabriel", "Alba de luna", "Domingo de Ramos en Cañete", "Desde el tren (Tierras de Cuenca)" y un soneto a "La Ciudad Encantada". En una entrevista concedida al crítico literario Florencio Martínez Ruiz, aparecida en 1975 en la revista provincial Cuenca, el poeta se refirió al cariño que sentía por estos poemas conquenses:
"Salvo composiciones dedicadas a lugares donde he permanecidomucho tiempo, Santander o Sevilla, mis poemas de Cuenca están entrelo más querido. La crítica también los ha elogiado mucho."
Es conocida la afición viajera de Gerardo Diego, que le llevó a visitar casi toda España, así como otros países europeos y americanos. Gerardo Diego viajó a Cuencapor primera vez en el año 1926; en la citada entrevista, Diego recordaba aquel momento con las siguientes palabras:
"Yo tenía un primo, Rosendo, que atendía las propiedades del duque de Peñaranda, en Cañete. Y me invitó a pasar unos días con él. Era,creo recordar, el Domingo de Pascua de 1926. Dormí una noche en la pequeña ciudad de don Álvaro de Luna."
Respecto al soneto de Lorca, forma parte de la colección de once sonetos publicada en 1984 por el diario ABC con el título de Sonetos de amor. Aunque ya se conocía su existencia porque había una serie de testimonios que así lo acreditaban, en las Obras Completas del autor13 sólo aparecían dos y con pequeñas diferencias que afectan a los títulos: "El poeta pide a su amor que le escriba" se llama en la edición definitiva "Soneto de la carta"; y el que, sin título, comienza con el endecasílabo "Tengo miedo a perder la maravilla" se titula ahora "Soneto de la dulce queja".

Pasemos a ver estas creaciones:

Gerardo Diego

Romance del Júcar

Agua verde, verde, verde,
agua encantada del Júcar,
verde del pinar serrano
que casi te vio en la cuna
5 -bosques de san sebastianes
en la serranía oscura,
que por el costado herido
resinas de oro rezuman-;
verde de corpiños verdes,
10 ojos verdes, verdes lunas,
de las colmenas, palacios
menores de la dulzura,
y verde -rubor temprano
que te asoma a las espumas-
15 de soñar, soñar -tan niñacon
mediterráneas nupcias.
Álamos, y cuántos álamos
se suicidan por tu culpa,
rompiendo cristales verdes
20 de tu verde, verde urna.
Cuenca, toda de plata,
quiere en ti verse desnuda,
y se estira, de puntillas,
sobre sus treinta columnas.
25 No pienses tanto en tus bodas,
no pienses, agua del Júcar,
que de tan verde te añilas,
te amoratas y te azulas.
No te pintes ya tan pronto
30 colores que no son tuyas.
Tus labios sabrán a sal,
tus pechos sabrán a azúcar
cuando de tan verde, verde,
¿dónde corpiños y lunas,
35 pinos, álamos y torres
y sueños del alto Júcar?


Apareció por primera vez en La Gaceta Literaria (15 de mayo de 1927) y lo incluyó luego en el libro Hasta siempre (Madrid. Mensajes, 1949). En la edición de Obras Completas (Díez de Revenga, F.J. Madrid. Aguilar, 1989) aparece incluido en Geografía (Hasta siempre), vol. I, pp. 565 y 566.



Gerardo Diego
Romance del Huécar

Y el Huécar baja cantando,
sabiendo lo que le espera,
que va al abrazo ladrón
de su nombre y de su herencia.
5 Y el Huécar baja contento
y cantando pasa el Huécar,
torciendo de puro gozo
sus anillos de agua y menta.
Toda la hoz, todo el eco
10 de la noche gigantesca,
se hace silencio de concha
para escuchar su pureza,
porque viene tan vacante,
tan sin cítolas ni ruedas,
15 que está inventando la música
al compás de su inocencia.
Nunca vi un río tan íntimo,
nunca oí un son tan de seda,
es el resbalar de un ángel
20 unicornio por la tierra.
A un lado y otro del tránsito
renuevan su muda alerta
rocas de pasmo sublime
humanadas de conciencia,
25 casas con alma y corona
y, al baño de luna llena,
los descolgados hocinos
sus rocíos centellean.
La creación está aquí,
30 aquí mismo se congregan
el nacimiento del aire,
la voluntad de la piedra.
Y allá en lo hondo -unicornio
entre lanzas que le tiemblan-
35 cosas que sabe del cielo
nos canta el ángel del Huécar.


Se publicó en El "Cordobés" dilucidado y Vuelta del peregrino. (Madrid. Revista de Occidente, 1966). Y en las Obras Completas (ed. de Díez de Revenga, cit., vol. II, pp. 469 y 470).


Federico GARCÍA LORCA
El poeta pregunta a su amor por la Ciudad Encantada de Cuenca
¿Te gustó la ciudad que gota a gota
labró el agua en el centro de los pinos?
¿Viste sueños y rostros y caminos
y muros de dolor que el aire azota?
5 ¿Viste la grieta azul de luna rota
que el Júcar moja de cristal y trinos?
¿Han besado tus dedos los espinos
que coronan de amor piedra remota?
¿Te acordaste de mí cuando subías
10 al silencio que sufre la serpiente
prisionera de grillos y umbrías?
¿No viste por el aire transparente
una dalia de penas y alegrías
que te mandó mi corazón caliente?


En Obras Completas, ed. de M.G.P., vol. I, cit., p. 631.

Extraído de "Dos romances y un soneto: Diego, Lorca y Cuenca" por Pedro C. Cerrillo

jueves, 7 de junio de 2012

Haiku de las Cuatro Estaciones

HAIKU DE LAS CUATRO ESTACIONES
________________________________________
Matsuo Bashō


INTRODUCCIÓN

El haiku es una forma poética japonesa fuertemente influenciada por el Budismo Zen.

No voy a tratar en esta breve introducción el carácter lingüístico y literario del haiku. Existe un excelente estudio en castellano al que remito al lector interesado . Quisiera más bien esbozar la idea del haiku en tanto que experiencia espiritual, es decir en tanto que acto que trasciende los límites mismos del lenguaje.

HAIKU Y LENGUAJE

Salvador Pániker escribe en su Aproximación al Origen: "El hombre es un animal enajenado, víctima del simbolismo de su lenguaje.

Efectivamente. Más que vivir en la Percepción Pura de la Realidad vivimos prisioneros del simbolismo del lenguaje. Nuestra percepción de la Realidad viene filtrada por las categorías de nuestro mundo simbólico. El hombre no domina el mundo simbólico de su lenguaje, sino que es dominado y condicionado por él. Lo que nosotros llamamos Realidad no es más que lo que las categorías de nuestro lenguaje puede asimilar.

Digamos que el carácter relativo del lenguaje primitivo, en su gestación hace miles de años, se ha convertido en carácter absoluto y el hombre actual no sabe percibir más allá de este mundo simbólico absolutizado. Así la cultura se ha formado como proyección social del lenguaje humano y a la inversa se ha convertido en factor determinante en la formación de este mundo simbólico.

No obstante, en todas las épocas ha habido hombres que han intuido una Realidad más profunda y más amplia, más allá de los límites del lenguaje y de la cultura. Se les llama sabios, místicos, maestros espirituales, y concretamente en el caso de haiku, aunque parezca paradójico, poetas.

El lenguaje es por naturaleza profundamente dualista. Surge de la separación de la cosa real y el símbolo que la designa. De esta manera y de un estado original no dual, el hombre pasa a encontrarse separado de la Realidad, ya que el símbolo se interpone. El lenguaje evoluciona al mismo tiempo que la inteligencia. Comienzan a surgir todo tipo de dualidades derivadas: sujeto-objeto, verdad mentira, Realidad Irrealidad, etcétera.

El lenguaje se va desarrollando a partir de una serie de dualidades fundamentales hasta llegar al sistema simbólico complejo y autónomo de nuestros días.

Pero este proceso iniciado desde el estado pre simbólico estado original, no dualista¬¬- hasta el mundo simbólico y autónomo del lenguaje actual no fue el mismo en todas las culturas. La cultura occidental greco judeo cristiana es la que más ha avanzado por este camino, la que ha creado el lenguaje más superestructurado y abstracto y, por lo tanto, la que más se ha alejado del estado pre simbólico. De hecho la tradición religiosa judeo¬cristiana, columna vertebral de la civilización occidental, se basa principalmente en el lenguaje escrito.

La intuición y la presencia del estado presimbólico original es mucho más patente en las culturas orientales. Oriente, al mismo tiempo que desarrollaba el mundo simbólico del lenguaje, era de alguna manera consciente de su artificialidad, de sus límites, de la falacia dualista que representaba, y siempre mantuvo un contacto sano con el estado original pre simbólico. Por eso, sus lenguas se vieron forzadas y obligadas a ser lo menos concretas y lo más cercanas posibles a la Realidad pre simbólica.

El haiku es una manifestación quintaesencia de esta concepción del lenguaje. Lo más importante en el haiku no es “comunicar un concepto a través de unos símbolos". Sino despertar en su autor la conciencia de la No dualidad primordial. Volviendo a Pániker: "El hombre es un animal víctima de lo simbólico. Eso explica la compulsión a imponer su propio código simbólico. Si esbozáramos una fenomenología de cualquier discusión entre humanos advertiríamos la patológica necesidad que tiene cada parte de imponer su visión simbólica de la realidad...
Nada delata tanto la necesidad que tenemos los unos de los otros como nuestras mismas discusiones y querellas. Nos sentimos incomunicados si la otra parte no acepta nuestro sistema simbólico. Somos incapaces de trascender lo simbólico y darnos la mano a un nivel más hondo y real...”

Pues bien, en el haiku el autor, especialmente los grandes maestros, no tratan de imponer nada, no quieren comunicarnos su personalidad o su sistema simbólico.

Aunque pueda decirse que el haiku es un símbolo de la visión intuitiva de la realidad, creo que es algo más. El hecho de componer un haiku es en sí mismo la visión intuitiva de la Realidad, es la experiencia espiritual por excelencia, es decir, la liberación de los límites del lenguaje, la experiencia del estado pre simbólico.

¿Cómo puede ser esto? ¿Cómo puede ser el haiku, cuyo material básico es el lenguaje simbólico, una experiencia del estado original pre simbólico? ¿Es que este estado pre simbólico puede ser expresado, atrapado por el lenguaje simbólico? Es verdad que esto es una gran contradicción. La respuesta es simple: Lo más importante en el Haiku no es lo que dice sino lo que no dice. Por eso el haiku no nos comunica nada a nivel simbólico sino que más bien despierta en nosotros una consciencia trans simbólica, imposible de definir. En el haiku no hay comunicación conceptual, ya que no “pretende comunicarnos un mensaje simbólico" Lo que comunica en el haiku no es lo que se dice sino lo que no se dice. Su comunicación es invisible, inatrapable. Pero la fuerza del haiku no reside solamente en lo que no dice, sino en la intensa relación que mantiene lo dicho con lo no dicho, lo expre¬sado con lo no expresado, lo visible con lo invisible. Ambos factores son esenciales.

Por eso no creo que la experiencia de la Realidad pre-simbólica sea antes y la composición del Haiku después. La composición del haiku es en sí la experiencia de la Realidad pre simbólica. Vamos a ver, no caigamos en las trampas de los conceptos. Esta experiencia de la Realidad pre simbólica la llamamos estado original no dual, infinito, absoluto, ya que aún no existe ninguna categoría que trace límites. Este estado es la Unidad total y absoluta, lo incluye todo, incluso el mundo simbólico del lenguaje. El problema no radica en el lenguaje. Sabemos que su simbolismo es limitado y dualista. Esa es su naturaleza. Lo absurdo sería querer expresar con este simbolismo la experiencia del estado pre simbólico. Lo esencial es así la conciencia con la que se utiliza el lenguaje. La conciencia debe ser libre, más allá de los límites del simbolismo. Así podemos utilizar los límites del lenguaje sin caer en ellos, sin que la conciencia sea atra¬pada por el mundo simbólico. El lenguaje no puede expresar lo que está más allá de sus límites, pero siempre desde una gran libertad de conciencia se puede utilizarlo.

La perfección de un haiku radica entonces en su habilidad para comunicarnos lo incomunicable, es decir en su poder de sacarnos del simbolismo del lenguaje y ayudarnos a acceder al estado pre simbólico.

Pero de todas maneras, las traducciones a las lenguas occidentales del haiku japonés dan un reflejo demasiado pálido de su fuerza original. La estructura de las lenguas occidentales está demasiado atomizada en categorías y su simbolismo ha cobrado una personalidad autónoma demasiado fuerte como para despertar en nosotros una experiencia absoluta e integral.

El haiku apunta directamente a la esencia pre simbólica, por eso su forma es generalmente un sintagma nominal, sumamente breve; y si incluye algún verbo, éste aparece desposeído de flexiones temporales y personales. La forma lingüística original del haiku en japonés aún permite expresar la no dualidad entre sujeto y objeto. La experiencia del haiku es total y absoluta, aquí y ahora. No soy "YO" el que se asombra de la belleza de la luna, y después plasmo "mi" asombro en un poema.

Eso que llamamos "yo", "asombro", "belleza', "luna': y "plasmación de todo esto en un poema” constituye un todo inseparable, es algo que sucede aquí y ahora; así, por ejemplo, un haiku que literalmente traducido sería:

“Luna llena otoño rodeando lago noche toda”

Al pasarlo a una lengua discursiva, cargada de partículas y de nexos, cuyos sintagmas verbales poseen flexiones de tiempo y persona, quedaría algo así:

“Luna llena de otoño he vagado toda la noche alrededor del lago.”

Con lo cual pierde la evocación de un estado no dual, pierde toda su fuerza, y el poema se convierte así en un discurso que transcurre en un tiempo que va del antes al después.

El haiku original escapa de las trampas del lenguaje discursivo y de las categorías. Se instala en la eternidad absoluta del momento presente. Y este absoluto lo incluye todo, incluso el mundo simbólico del lenguaje limitado. Por eso no creo que la composición del haiku sea posterior a la experiencia. El hecho de escribir un haiku forma parte de la experiencia del Despertar de la conciencia a una Realidad pre simbólica o trans simbólica –SATORI en el Budismo Zen–. Es simplemente algo que sucede.

Esto no significa que componer un buen haiku sea cosa fácil. El lenguaje debe ser trabajado, maleado, depurado, día tras día, haiku tras haiku. A veces el haiku expresa demasiado, cerrando así las puertas "a lo que no se puede expresar". A veces la experiencia pre simbólica es vivida con tal intensidad que el haiku que intenta "no expresarla” se vuelve oscuro e impenetrable. El lenguaje debe ser templado como una espada y estar siempre preparado. Así, en un momento dado, la experiencia pre-simbólica puede manifestarse a través de la correcta polaridad "expresiva no expresiva" del haiku.

En todo lo dicho se observa una intensa influencia del Budismo Zen. Muchos escritores de haiku siguieron las enseñanzas de Maestros Zen y practicaron la meditación Zen en tanto que experiencia de la Realidad original pre simbólica. Los Maestros Zen repiten siempre que la experiencia por excelencia es la meditación en postura del Buda, pero que esta experiencia podía ser vivida en cualquier momento y situación de la vida cotidiana, ya sea en la toilette, caminando, comiendo, trabajando y –por qué no– componiendo haiku. Ya que la experiencia de la Objetividad pre simbólica no está reñida con la subjetividad del código simbólico. Ambos aspectos pueden vivir en completa no dualidad.

MATSUO BASHO

Matsuo Basho (1644 1694) es considerado como el mayor poeta de haiku jamás nacido. Nació y se educó como samurai.

Cuando su señor murió dejó la fortaleza en la que vivía y se dirigió a Kyoto, donde comenzó a estudiar los clásicos chinos y japoneses. Los primeros años de su vida estuvo fuertemente influenciado por la enseñanza de Confucio que por aquella época gobernaba el mundo de los samuráis.

En 1681 conoció al Maestro Zen Bucho del que recibiría la iniciación a la sabiduría Zen. Durante su vida utilizó varios seudónimos. Al comienzo Tosei (Melocotón Verde), más tarde lo cambió por el de Basho (plátano).

Después de conocer al Maestro Zen Bucho y debido a su profundización en el Zen, se dio cuenta de que la poesía era algo más que belleza o moralidad, intelectualidad o ingenio verbal. A partir de entonces busca una nueva trascendencia en su poesía y hace del haiku la expresión humana de la iluminación Zen. Por eso no utilizó el waka que era la forma poética más literaria, sino que eligió el haiku. El waka se centraba en la belleza, en lo lírico, sus premisas eran más que temporales y en definitiva explicativas.

El haiku, como la vida Zen, se centra en lo cotidiano y no excluye nada de su campo. Sucede aquí y ahora, sin considerar el antes o el después, y sus temas son la mayoría de las veces indefinibles.

La poesía de Basho surge de su amor del contacto con la naturaleza. El mismo decía que sin experimentar el frío y el hambre la verdadera poesía era imposible. Su vida estuvo marcada por la pobreza buscada intencionalmente y por las continuas peregrinaciones a lo largo de todo el Japón.

Según Blyth, Basho es uno de los mayores poetas del mundo por el hecho de que vivió la poesía que escribió y escribió la poesía que vivió. Unificado con la naturaleza, recorriendo continuamente los caminos del Japón, Basho experimentó la soledad, el frío el desaliento y de todo ello supo extraer la fuente de su inspiración.

La naturaleza fue un factor determinante en la vida y en la obra de Basho. Veía en ella al auténtico maestro viviente. Sus formas cambiantes le descubrían la verdad inmutable. La sucesión de las estaciones era el ritmo de su respiración.

El haiku de Basho es simple y natural. "Haiku es simplemente lo que está sucediendo en este lugar, en este momento", decía él mismo.

El haiku es intuición pura del aquí y ahora. En esto vemos aún la influencia del Zen. El poeta debe abandonar sus actitudes personales. Debe evitar que su "yo" se interponga entre los objetos y la intuición de los mismos. Así, la vanidad del poeta no debe manifestarse, no debe querer componer un poema impulsado por su ambición. En palabras de Basho:

“Los versos de algunos poetas están excesivamente elaborados y pierden la naturalidad que procede del corazón. Lo que viene del corazón es bueno, la retórica es innecesaria."

"El valor del haiku es corregir la utilización de las palabras ordinarias. No debemos tratar las cosas descuidadamente. "

Estas palabras podrían ser confundidas con las de un Maestro Zen.

Basho comenzó a enseñar el arte del haiku cuando contaba treinta años. Su primer discípulo fue Kikaku. He aquí una anécdota de este tiempo plenamente reveladora y que nos abre el camino hacia la intuición poética del Maestro en haiku.

Está contada por F. P. Izquierdo en su excelente obra "El Haiku japonés".

"Cierto día, Basho y Kikaku iban paseando por el campo y se quedaron mirando las libélulas que revoloteaban por el aire. En ese momento, el discípulo compuso este haiku:

¡Libélulas rojas! Quítales las alas y serán vainas de pimienta."

El Maestro respondió: "No. De ese modo has matado a las libélulas. Di más bien:

¡Vainas de pimienta! Añádeles alas y serán libélulas.

Vivificar la naturaleza, no destruirla, esa era la vocación poética y vital de Basho.

Basho murió en 1694 en el curso de una de sus peregrinaciones, rodeado de discípulos y amigos. "Durante sus últimos días de enfermedad hablaba continuamente con ellos sobre filosofía, poesía y religión. Viendo sus discípulos que se acercaba la hora de su muerte, le rogaron que compusiera su poema de despedida. El rehusó, argumentando que durante sus últimos diez años había escrito todos los versos como si cada uno fuera el de despedida. "El haiku de ayer es el poema de despedida de hoy. El de hoy es el poema de despedida de mañana. No he escrito ningún verso en mi vida que no sea mi poema de despedida.
Cual¬quier verso que yo haya compuesto en los últimos años puede ser mi poema de despedida. Todo lo que existe es siempre y originalmente la forma del Nirvana. El Buda Shakyamuni se despidió con estas palabras y toda su enseñanza está incluida en ellas… Así que, repito, ningún verso en particular será mi poema despedida.”
Basho se durmió con estos pensamientos, pero a la mañana siguiente llamó a sus discípulos junto a su lecho y les dijo que durante la noche había soñado, y que al despertar había intuido un haiku. Y lo enunció delante de todos:

Habiendo enfermado en el camino, mis sueños merodean por páramos yermos.

Aún hoy, dentro y fuera del Japón, Matsuo Basho es considerado como el Maestro indiscutible en el arte del haiku.

Francisco F. Villalba. Madrid 1983



HAIKU DE LAS CUATRO ESTACIONES

Tomando prestada mi casa  
de los insectos, me dormí.
_______
Mi sombrero, cubierto
con ipomeas.
_______
No lo olvides:
caminamos por el infierno, contemplando flores.
________
Bajo los cerezos
no hay extraños.
________
Cuando me vaya,
guarda bien mi tumba,
saltamontes.
_________
Mujer,
que caliente la piel
que cubre.
_________
El ruiseñor,
visto raramente,
ha venido dos veces hoy.
__________
Incluso en mi ciudad
duermo ahora
como un viajero.
_________
Flores de ciruelo
la nariz, el corazón.
_________
Estornudo,
la alondra
perdida de vista.
__________
Flores de cerezo, tantas,
que mi cuello está torcido.
___________
Luz de luna
en campos de melones,
un zorro estornuda.
___________
Mis viejos muslos,
qué delgados
a la luz del fuego.
___________
Imagínate, el monje se fue
antes de que saliera la luna.
___________
Robar melones
lo olvidé por completo
con el frescor.
___________
Plantas de brezo, sandalias
todavía fragantes.
___________
Rocío abrazándose
al campo de patatas,
la Vía Láctea.
___________
Fin de año
y todavía con sombrero
de paja y sandalias.
___________
Un viejo estanque,
se zambulle una rana.
Ruido del agua.
___________
Luna de agosto.
Vagué junto al estanque
toda la noche.
___________
Yo soy un hombre
que se toma su arroz
ante el roble
__________
Sale una abeja
del hondo cáliz de una peonía:
¡Qué despedida!
___________
Día invernal
encima de mi caballo
la sombra congelada.
___________
Por encima del barco
abdómenes
de patos salvajes.
___________
Con esa luna el ladrón
para a cantar.
___________
Perdido en el bambú
pero cuando sale la luna
mi hogar.
___________
Estoy aquí por estar
y la nieve sigue cayendo.
___________
Esta noche también tú
vas con prisa, luna de otoño.
____________
El mensaje de Buda
brilla en el rocío
de una hoja.
____________
Donde hay hombres
encontrarás moscas
y Budas.
____________
No llores
insectos, amantes, estrellas
también partirán.
___________
El granjero
me indica el camino
con un rábano.
____________
Primera cigarra:
la vida es cruel, cruel, cruel.
_____________
Luciérnagas entran en mi casa
no las despreciéis.
_____________
Que pudiéramos morir
como en primavera
las flores de cerezo
puras y brillantes.
_____________
¿Por el rostro de las flores
será intimidada la luna tenue?
______________
Cómo se parece a su reflejo
en el agua el iris.
______________
Interrogaría
sobre el haiku chino
a esta mariposa que vuela.
_____________
No pertenece
ni a la noche
ni a la mañana
la flor del melón.
______________
Las patas de la grulla
se han hecho más cortas
en las lluvias de mayo.
_______________
¡Ni tan siquiera un sombrero
qué empapado estoy oh!
_______________
Desde el fondo de la peonía
de mala gana sale la abeja.
______________
Despierta, despierta
te tomo como amiga
mariposa.
_______________
Un leve instante
se retrasa sobre las flores
el claro de luna.
______________
Zumbidos de estorninos
del loto caen frutos
tormenta matinal.
_______________
Mis cabellos han crecido
y mi rostro ha palidecido
lluvias de mayo.
______________
Por todas partes
se precipitan las flores
sobre el agua del lago.
______________
El perfume de las orquídeas
en las alas de las mariposas empalaga.
______________
Luna veloz
las copas de los árboles
retienen la lluvia.
_____________
Arranco mis canas
bajo mi almohada
chilla un saltamontes.
______________
A cada racha de viento
la mariposa se desplaza
sobre el sauce.
______________
Las gentes del siglo
no contemplan las flores
del castaño cerca del tejado.
______________
Brisa ligera apenas tiembla
la sombra de la glicina.
__________

lunes, 4 de junio de 2012

Decálogo del escritor (Augusto Monterroso)


Primero.


Cuando tengas algo que decir, dilo; cuando no, también. Escribe siempre.

Segundo.
No escribas nunca para tus contemporáneos, ni mucho menos, como hacen tantos, para tus antepasados. Hazlo para la posteridad, en la cual sin duda serás famoso, pues es bien sabido que la posteridad siempre hace justicia.

Tercero.
En ninguna circunstancia olvides el célebre díctum: "En literatura no hay nada escrito".

Cuarto.
Lo que puedas decir con cien palabras dilo con cien palabras; lo que con una, con una. No emplees nunca el término medio; así, jamás escribas nada con cincuenta palabras.

Quinto.
Aunque no lo parezca, escribir es un arte; ser escritor es ser un artista, como el artista del trapecio, o el luchador por antonomasia, que es el que lucha con el lenguaje; para esta lucha ejercítate de día y de noche.

Sexto.
Aprovecha todas las desventajas, como el insomnio, la prisión, o la pobreza; el primero hizo a Baudelaire, la segunda a Pellico y la tercera a todos tus amigos escritores; evita pues, dormir como Homero, la vida tranquila de un Byron, o lograr tanto como Bloy.

Séptimo.
No persigas el éxito. El éxito acabó con Cervantes, tan buen novelista hasta el Quijote. Aunque el éxito es siempre inevitable, procúrate un buen fracaso de vez en cuando para que tus amigos se entristezcan.

Octavo.
Fórmate un público inteligente, que se consigue más entre los ricos y los poderosos. De esta manera no te faltarán ni la comprensión ni el estímulo, que emana de estas dos únicas fuentes.

Noveno.
Cree en ti, pero no tanto; duda de ti, pero no tanto. Cuando sientas duda, cree; cuando creas, duda. En esto estriba la única verdadera sabiduría que puede acompañar a un escritor.

Décimo.
Trata de decir las cosas de manera que el lector sienta siempre que en el fondo es tanto o más inteligente que tú. De vez en cuando procura que efectivamente lo sea; pero para lograr eso tendrás que ser más inteligente que él.

Undécimo.
No olvides los sentimientos de los lectores. Por lo general es lo mejor que tienen; no como tú, que careces de ellos, pues de otro modo no intentarías meterte en este oficio.

Duodécimo.
Otra vez el lector. Entre mejor escribas más lectores tendrás; mientras les des obras cada vez más refinadas, un número cada vez mayor apetecerá tus creaciones; si escribes cosas para el montón nunca serás popular y nadie tratará de tocarte el saco en la calle, ni te señalará con el dedo en el supermercado.

El autor da la opción al escritor de descartar dos de estos enunciados, y quedarse con los restantes diez.

sábado, 5 de mayo de 2012

Selección de Consignas propuestas por Felipe Montes


 

Montes, Felipe. Taller de escritura. 1303 ejercicios de creación literaria. Berenice/Materiales. Córdoba, 2008

Índice

Introducción
1. Ejercicios para iniciar textos
2. Ejercicios instantáneos
3. Ejercicios con sueños
4. Ejercicios con la vida cotidiana
5. Ejercicios para ejercitar técnicas literarias
6. Ejercicios para crear ambientes
7. Ejercicios para dar vida a personajes
8. Ejercicios para la acción
9. Ejercicios para provocar sentimientos
10. Ejercicios para vencer bloqueos
11. Ejercicios para escribir en grandes volúmenes
12. Ejercicios para terminar textos
13. Ejercicios para seguir escribiendo

Introducción

A través de años de compartir talleres literarios, hemos jugado de muy diferentes maneras con el lenguaje. Así, han surgido numerosos ejercicios destinados a estimular la creatividad literaria y a orientar la retroalimentación entre los integrantes.
Varias personas interesadas en estos ejercicios me han preguntado si se encuentran escritos en algún documento. Algunas de ellas, inclusive, se han dado a la tarea de transcribir muchos de estos ejercicios después de que los han practicado. Además del esfuerzo de estas personas, no existía compendio alguno de estos ejercicios literarios.
Hasta que nació este libro.
El material que presento en él incluye numerosas acciones literarias que, bajo un esquema sumamente flexible, ofrecen al lector un menú o, más bien dicho, una lista de ingredientes de los que puede disponer para inventar sus propias recetas literarias.
Cada ejercicio expuesto en este libro va numerado para un mejor control, y forma parte de alguno de los trece subgrupos cuyos nombres dan título a cada apartado. Se incluye el nombre del ejercicio y un procedimiento más bien general, cuya intención no es transmitir una cierta manera correcta de aplicar el ejercicio sino, por el contrario, únicamente presentar un espacio de acción amplio cuyos detalles deberá decidir, con base en su creatividad, su experiencia y sus preferencias, cada usuario. En ocasiones incluso he hecho desaparecer las indicaciones precisas sobre qué escribir para que sea el propio lector el que concluya el ejercicio como crea conveniente.
Xitlally Rivero se entregó a la tarea de dar a estos ejercicios su orden especial, y las agrupó en esos trece bloques con el fin de facilitar su búsqueda y de otorgar un sentido a la estructura de este libro. Sin embargo, el criterio de clasificación no debe tomarse como una etiqueta fija: cualquier ejercicio podrá servir para iniciar, concluir, animar, apaciguar, alegrar o entristecer a cada escritor o a cada grupo literario.
Por ello, hay varias formas de aprovechar este libro. Entre ellas, vale la pena destacar las siguientes:
-Trabajar a solas con los ejercicios literarios que se prefieran, ya sea como ejercicios o como fuente de inspiración
-Integrar un grupo de personas con intereses literarios y aplicar, a sus procesos de creación, estos ejercicios
-En compañía de algunas personas con intereses literarios, nombrar a un coordinador y solicitarle que lea este libro y que aplique, en el grupo, su contenido
-A partir de los que aparecen en este libro, elaborar una lista de ejercicios propios para uso personal o para cualquier grupo con fines literarios

No importa cómo se trabaje con estos ejercicios; lo verdaderamente importante es encontrar en ellos suficiente material para decidirse a llenar la vida de literatura.
Espero que su lectura sea agradable.


1. Ejercicios para iniciar textos

Quien tenga la intención de publicar una obra literaria, primero deberá terminarla. Y, antes de terminarla, deberá iniciarla

1. ANUNCIO CLASIFICADO. Escribe un anuncio clasificado de no más de veinte palabras en el que solicites:
-Un lugar adecuado para ambientar una historia -Medios de transporte para los personajes -Ocupaciones de los personajes
-Ayuda para que lleven a cabo las acciones de la historia -Objetos perdidos por los personajes

2. TUERCA. Escribe una frase o un párrafo en una hoja y pásala a tu compañero de al lado. Ahora, durante un minuto, prolonga el texto que te entregaron. Terminado este lapso, entrega esta hoja al mismo compañero a quien le entregaste la primera, y así sucesivamente, hasta que llegue a tus manos el texto que iniciaste. Una vez que ocurra lo anterior, tómate tres minutos para corregir y dar un buen final a tu escrito.

3. ASESINATO. Escribe un cuento basado en el siguiente hecho: ella lo mató.

4. BIÓNICA. Aprovecha las estructuras de algunos seres vivos para decidir lo siguiente: estructura de tu texto, naturaleza del ambiente, perfiles de los personajes. Ahora escribe un texto con todos esos elementos.

5. BÚSQUEDA DEL TESORO. Imagina que buscas algo muy importante para ti. Puedes saber de antemano qué es o no, pero tu vida estará incompleta hasta que lo encuentres. Escribe dónde te encuentras mientras buscas, hacia dónde vas, cómo realizas tu búsqueda y qué sucede en el camino.

6. CHISME. Escribe un relato en el que alguien inicia y difunde un chisme o rumor de consecuencias desastrosas.

7. CONFLICTOS. Narra un conflicto desde su origen hasta su desenlace.

8. CONTABLE. Escribe un cuento para cada uno de estos títulos:
-Cambio de héroes -El que se queda sufre -El féretro de oro -Arte es timidez -El eterno incandescente

9. DESAPARICIONES. Noche a noche, algunas personas han desaparecido del pueblo.

10. DESDE EL PRINCIPIO. Recuerda y anota cinco inicios de novelas, cuentos, poemas, películas, obras de teatro y conciertos que hayan capturado tu atención para el resto de la obra. Ahora escribe los tuyos.

11. DESDE LA ANTIGÜEDAD. Elige y escribe una de las siguientes historias:
-Mito: El origen del sol y de la luna. Hace mil años. En una isla. Narración
-Leyenda: Las aventuras de un rey. Hace doscientos años. En un país europeo. Narración -Comedia: Una vaca quiere estudiar. Dentro de cinco años. En un pueblo latinoamericano. Narración -Tragedia: Historia de un amor imposible. Hace sesenta años. En una ciudad oriental. Poema

12. DIAGRAMA. Dibuja un diagrama que incluya lo siguiente: planteamiento de objetivos, selección de tema, generación de ideas, verificación, lectura en voz alta. Luego, escribe tu texto.

13. DÍAS FUTUROS. Escribe una narración de ciencia ficción cuya primera frase dé inicio con «Tengo dos días de...» y su última frase comience con: «Para cuando...».

14. DURMIENTES. En un pueblo, todos duermen. Ahora escribe un poema o una narración al respecto.

15. EL CALCETÍN VERDE DE AURORA. A partir de la siguiente frase de inicio, cada uno de los integrantes del grupo debe inventar una historia: «Aurora ha perdido un calcetín verde».

16. ELEMENTOS Y RELACIONES. Escribe siete elementos que pueden aparecer en tu siguiente texto. Ahora establece relaciones entre pares de ellos, las cuales pueden ser de causa-efecto, de conflicto, de afinidad, de distancia y de indiferencia, entre muchos otros. Escribe el texto.

17. ESTRUCTURAS. Genera una lista de al menos veinte títulos para una historia. Elige uno y describe a los personajes que aparecen en ella. Luego, el lugar donde sucede. Hecho esto, escribe la historia.

18. EXPANSIÓN Y CONTRACCIÓN. Realiza los siguientes cuatro pasos:
-Anota el tema sobre el cual vas a escribir
-Llena una página con palabras relacionadas con este tema
-En otra página, anota solamente una selección muy breve de las palabras anteriores
-En otra, escribe un texto basado en la selección anterior

19. FUENTES TITULARES. Escribe nueve títulos para textos literarios. Cada uno de ellos deberá incluir un diferente elemento entre los nueve siguientes: un color, un lugar, una fecha, un nombre de mujer, el título de una canción, dos antónimos, un refrán, una pregunta y una palabra nueva.

20. IN MEDIA RES. Inicia una historia con un diálogo, un resumen, una descripción o un narrador; pero a mitad de una acción.

21. INDICADORES. Elabora una lista de diez características que te gustan en las obras literarias. Ahora escribe un texto que las tenga todas.

22. INFORMACIÓN. Copia el párrafo inicial de cada uno de diez cuentos de autores famosos y revisa si incluyen personas, objetos, lugares o causas. Ahora escribe ocho inicios, dos con cada uno de esos cuatro elementos.

23. LA PUNTA DEL CERRO. Escribe la historia de una niña que va arrojando un zapato para llegar a la punta de un cerro.

24. LAS FUENTES DEL PARAÍSO. Escribe un poema para cada uno de estos títulos:
-En un lugar así
-Noche chocolate
-El día de la reunión
-Noche de salamandras
-Hemos sido tan necesarios
-Noche en que los caracoles se desenrollan
-Llover corazones
-Noche nocturna
-El dolor
-Madrugada final

25. LLUVIA DE IDEAS. Escoge una trama para escribir sobre ella y anótala en una oración de no más de diez palabras. Ahora pide ideas a tus compañeros de equipo y anótalas todas, sin criticarlas, sólo agradeciendo cada una. Una vez terminado lo anterior, escribe tu historia.

26. MAPAS MENTALES. Piensa en alguna idea para escribir un texto. Ahora, de manera gráfica, utiliza palabras, imágenes, números, flechas, dibujos y colores como preparación para su escritura. Ahora escribe.

27. TARJETAS DE PRESENTACIÓN. Coloca, sobre tu mesa, seis tarjetas que digan lo siguiente: contexto, conductas, capacidades, creencias y valores, identidad y cosmovisión. Ahora escribe, al reverso de cada tarjeta, las respuestas a las preguntas correspondientes:
-Contexto: ¿Cuándo y dónde transcurre la vida de mi personaje?
¿Con quién se relaciona?
-Conductas: ¿Qué acciones lleva a cabo?
-Capacidades: ¿Cómo realiza esas acciones? ¿Qué capacidades emplea para llevarlas a cabo?
-Creencias y valores: ¿Por qué lleva a cabo esas acciones? ¿Cuáles son sus prioridades?
-Identidad: ¿Quién es el personaje? ¿Cuáles son sus características?
-Cosmovisión: ¿Cómo ve el mundo?

28. ESCARABAJO DE MUCHAS PATAS. Escoge un tema. Ahora elabora un diagrama de escarabajo que incluya, con respecto al tema, por lo menos cuatro actividades, tres tiempos, tres recursos y cuatro personajes. Escribe tu texto con base en lo anterior.

29. HABÍA UNA VEZ. Utiliza este famoso arranque para iniciar tu siguiente texto.

30. UNA OBRA POR SER ESCRITA. Escribe diez títulos de libros que deberían ser escritos. Menciónalos a tus compañeros. Cada uno elija el que le parece mejor, desarrolle el argumento de ese libro y escriba una de sus páginas.

31. COMPLETA LA FRASE. Completa cada una de las siguientes frases: «Una noche...», «Sin embargo...», «Y de pronto...». Ahora escoge una de tus frases completas y aprovéchala como inicio de un relato o un poema.

32. CUATRO PALABRAS. Toma cuatro palabras escogidas al azar. Escribe un título en el que estén incluidas esas cuatro palabras. A partir de tu título, escribe una historia.

33. EL DÍA EN QUE LOS RELOJES SE PARARON. Escribe un texto que inicie con «El día en que los relojes se pararon...».

34. ENJAMBRE. Escribe una frase, mientras más absurda será mejor; por ejemplo: «Abrí el armario y me encontré con la triste mirada del elefante». Entrégala a un compañero y que, cada uno, escriba un cuento a partir de la frase que reciba.

35. MI MAMÁ ME REGALÓ UN MARUMITO. Escribe un cuento corto titulado Mi mamá me regaló un marumito, en el que describas qué es un marumito y qué vas a hacer con él.

36. MIS ÚLTIMAS PALABRAS. Escribe un texto corto titulado Mis últimas palabras, en el que incluyas también las personas a quienes se dirigen.

37. TEMAS. Desarrolla narraciones o poemas sobre los siguientes temas: padres, parientes, cuerpos, personalidades, hogares, cursos de verano, ancianos, escuelas, maestros, amigos, juguetes, mascotas, pasatiempos, preocupaciones, problemas, emociones, relaciones, milicia, viajes, parejas, primeras citas, personas influyentes en sus vidas, primeros actos, aprietos con autoridades, elección de carrera, primer trabajo, sexo, despertares, enfermedades.

38. PARADOJA. Averigua qué es una paradoja y escribe un texto basado en una.




2. Ejercicios instantáneos

¿Quieres ponerte a escribir? No pienses, lee estos ejercicios y escribe

39. AFIRMACIONES. Narra una historia utilizando sólo afirmaciones aisladas.

40. ¿CÓMO DIJO? Escribe un diálogo en el que la falta de precisión del lenguaje sea la clave de una tragedia.

41. DIEZ MINUTOS DE SOLEDAD. Imagina que estás en un cuarto de buen tamaño, con dos grandes puertas en paredes opuestas. Imagina que tus pensamientos entran en este cuarto a través de una puerta y luego salen a través de la otra. Observa cómo se mueven dentro del cuarto; se quedan durante un momento y luego salen. ¿Cómo son? ¿Cómo entran y salen? ¿Qué hacen mientras están dentro? ¿Tienen prisa o se quedan un buen rato? ¿Los puedes ver claramente?

42. A LA MEDIDA. Entrevista a un compañero para que sepas cuál es el tipo de textos que más le agradan. Cuando lo sepas, escríbele uno con esas características.

43. MISMAS. Escribe una frase cuyas palabras empiecen con la misma letra.

44. ACRÓSTICO. Escribe el acróstico de tu nombre.

45. ANÉCDOTAS. Narra dos hechos que te hayan ocurrido.

sábado, 14 de enero de 2012

miércoles, 11 de enero de 2012

Vamos a empezar a escribir

Todos los años nos planteamos nuevos propósitos:adelgazar,ser más felices,desear que nos toque la lotería,escribir una gran obra... Desde aquí solo podemos ayudaros con el último punto (bueno,esperamos haceros un poquito felices en la medida que podamos),pero vamos a dejarlo claro: si a cocinar se aprende cocinando,a escribir se aprende escribiendo.

Lo que parece algo de perogrullo no lo es,sin embargo: necesitamos encontrar las condiciones más óptimas para hacerlo. Buscaremos el lugar que nos parezca más agradable.Lo acondicionaremos para ello:será un sitio bien iluminado, si tenemos que poner velas o incienso aromáticos lo haremos, si necesitamos poner alguna música instrumental de fondo,la pondremos. Por nosotros, que no quede:el objetivo es escribir y está claro.

Como cualquier persona iniciándose en cualquier ámbito lo que haremos será no pretender ser los mejores en lo que hacemos.De momento,con escribir nos vale.

Vamos con algunos ejercicios que permiten ir abriendo nuestra mente a la creatividad y a nuestra mano ponerla por escrito:

1. Podemos escribir una lista diciendo lo que nos gusta en una columna y lo que no nos gusta en otra. Pueden ser elementos inspiradores.
2. Pongámonos nostálgicos y hagamos memoria.Escribamos recuerdos usando la fórmula "Me acuerdo de...".Nuestra inventiva hará el resto.
3. ¿Cuántos términos encontramos en un diccionario?Cinco minutos y dos términos escogidos al azar dan mucho juego,se llama "binomio fantástico" el juego a través del que se han producido grandes obras maestras.
4. ¿Cuántas veces fantaseamos a lo largo del día?¿Qué pasaría si...?


De momento con estas actividades podemos iniciar la composición de nuestros propios textos.Que no decaiga el ánimo de escribir, hagámoslo todos los días.Lo de pulir los escritos vendrá luego.